jueves, 12 de febrero de 2009

¿¿Fuiste Sor Bibliotecaria??

¿Quién no ha estado alguna vez en algún convento Bibliotecario? Encerrado, estudiando.

¿¿¿Estudiando???? Con toda esa gente... en su mayoría joven, universitaria tal vez, con más ganas de juerga que de estudiar???????

Me he enfundado mis converse con silenciador (que las hay), y me he recorrido, por suerte o desgracia para bien o para mal, unos cuantos conventos de esos. He ido al cogollo de la información para empaparme de lo que se cuece dentro y hacer una crítica constructiva de lo que ahí ocurre. Que yo, Converse (que parece que aún no tenéis muy claro que somos dos, como Flik y Flak), lo sé de muy buena tinta y ya que he/hemos acabado os muestro un botón de la vida diaria de un estudiante en bbltk. Cher, la otra, tiene suerte de no estudiar.

La vida del estudiante es tan dura como divertida. No lo podemos negar, mis lectores de gremio, que se que sois muchos, por regla general... no vivimos mal - haciendo un balance muy por encima -. Vamos, que nos tocamos los huevos finamente y en surround.

Aunque nos perdamos un poquito de nuestra juventud, siempre que llega enero y mientras media población desahoga su ira en las rebajas la bondad acumulada en la Navidad, la otra mitad se reprime y se encierra. Y Junio y Septiembre. Y vuelta a empezar.

Nunca nos entra el impulso de estudiar. Más bien te obligan. ¿Quién? Nadie. En realidad la tensión se empieza a mascar en la vuelta de Navidades. En todas las conversaciones sale el mismo tema: a qué te presentas, a qué no y en pedir apuntes que te faltan (veis, si es que no hacemos "nada"!). A algún insensato se le escapa un "yo ya me he mirado 'X' en Navidades" (miente) y ya por inercia-histérica te anima a empezar a estudiar. Ya te acuerdas de todos los muertos del insensato cuando al estudiarla se te da fatal: "Debería de haber empezado antes!". MAL!

Entonces empieza un proceso de deliberación para ver qué estudias de todo lo que tienes. Se trata en hacer un sondeo preguntando entre tooodos los compañeros para ver qué es difícil, que no, qué entra, qué te falta, de todo... y como comprenderéis lleva unas 3 semanas, el tiempo justito. Una vez que arrancamos tras una larga deliberación, empieza EL ENCIERRO.

El mundo de personajillos que se encierran contigo es muy dispar. Para empezar, en las bibliotecas sabemos que lo que debe de haber es silencio sepulcral. Pues qué hace el 14% del público femenino bibliotecario? Ponerse tacones o derivados. No hay biblioteca que se tercie sin su chica con tacones. Y que cuando andan hacen el ruido de una manada de cabellos. Luego son las que más se levantan, o por lo menos lo parece. Que si al baño, que si lleno la botella de agua, "tía, un brake?"... Es súper-típica la carrera en puntillas de las chicas al baño a contestar el móvil, que para más INRI, tiene que estar apagado. La carrerilla esa es que es inexplicable, pero es como corriendo con tembleque, ahora mismo os lo estoy escenificando. A alguna siempre se le escapa un taconazo que hacen las delicias de los demás. No se, esto es algo que nunca he entendido, y por extensión a todas, porqué usan tacones?? No se, es algo que JAMÁS entenderé entre las féminas. Se creen encima que por ir a los baños no las oyes, ni a ellos tampoco, los baños no tienen el don de la insonoridad y te sueles enterar de todo. Porque además hablan a grito pelao, que yo soy el del otro lado de la línea y le colgaría.

El ruido es un gran amigo en estos días de estudio en silencio. Otros de los especimenes que abundan son los que hablan. Hay muchos, muchos, muchos tipos. Suelen ir en grupo: el grupo de chicos que se sientan mas o menos juntos, el grupo de chicas que se sientan mas o menos juntas, y el grupo de amig@s que se sientan o juntos o cada uno en una punta y se ven continuamente de un sitio a otro. Están permanentemente levantados, visitándose unos a otros, hoja en mano para.... ¿alguien les ve hacer algo?? En teoría para preguntar algo a alguien, pero nadie les ha visto hacerlo pero sus 15 minutos de cacareo como alcahuetes no se los quita nadie.

Los chicos suelen, como siempre, fichar, el otro gran deporte nacional de las bibliotecas - que a este paso acabará siendo deporte olímpico, con asociación y todo (ABIF, Asociación de Bibliotecarios Internacional de Fichaje) - . Los comentarios, como obreros y a cada cuál más burdo. El más escueto que yo he oído (y mira que me pongo el volumen de mi iPod justo para no oír nada) es: "has visto como estaba el pescado?" (ayns omá, le faltaba añadir). Tienen la fea costumbre de hacer los suelos de las biliotecas con tarima flotante y hacer las escaleras de madera, y ellos, que todos calzan de un 43 en adelante, parece que van como jabalíes, y a Mozart no suena.

Qué suele hacer el grupo de chicas?. No son piedras y también fichan, que lo se. Siempre son más felinas para esto, pero más escandalosas por regla general. Ellas se limitan a ser grupies de ellas mismas y van en masa a todo: a fumar, al "descanso de las dos horas", a pedir apuntes, a fotocopiar, a coger un libro, a ver los perfiles de las redes sociales, etc. A todo. Su clímax, su gran costumbre como grupo, es comprarse chucherías a toneladas, ganchitos a cascoporro y compartirlo entre ellas. Se de un caso en el que se compraron cacahuetes (que no panchitos) y se los comían como elefantes mientras no tenían nada abierto, y los pies en la mesa. Un show. Y es que, he de reconocer, que ellas son peores en esto. Dada su condición, pese a quién le pese, el cotilleo está a la orden del día y como sean ruidosas, son las que más.

Todos tocamos un ordenador el algún momento. El otro gran enemigo. Qué mal invento el Internet en bibliotecas. Y más peor invento las redes sociales: tuenti, facebook, hi5 (que se lee "jaifaif", por favor, no "icinco", que tiene una rima muy fea), foros etc. Y no te cuento nada si encima tienes un blog. Pero son tan útiles para los fichajes, digo.... vaya! Visitar pagínas web de las que eres fan es muy típico, se visitan más incluso que cuando tienes más tiempo libre. Con tal de no hacer de piedra en la mesa que tanto te ha costado pillar, lo que sea.

Porque esa es otra. Encontrar sitio es un suplicio. Siempre es más fácil llegar, tropezarte y, dónde caigas, te quedas. Eso haría el resto de la humanidad. Pero no un estudiante. Todos, todos, TODOS, tienen un sitio cogido, y desde el primer día. Llegan, y casi al azar, escogen un sitio, y ya por que sí, esa es su zona. Como los animales. Les falta mear. Y esto es como una norma no escrita, que ahora si lo está porque aquí somos así. Hay una costumbre, bastante fea y que a mi personalmente me toca los huevos un rato me repatea soberanamente, que consiste en dejar UN FOLIO para guardar el sitio a un amigo, que por su desgracia, no ha madrugado tanto como yo.

Es todo tan rutinario, que da asco. A la hora de comer, sucede lo mismo pero en la cafetería, sólo que aquí todos boceamos. No rebatiré nada de la cafe, porque allí nació este post y es el lugar dónde se hace una mesa redonda sobre lo vivido, cual Susana Griso. Y eso me encanta.

Entonces, nadie estudia? Si. Hay otro tipo de personajillo muy típico que llega se sienta, abre los apuntes, dos horas, y sin levantarse un instante, se va. Sin amigos que le enseñen ningún pescao, sin amigas que le ofrezcan un palote, sin nadie... Tú, que estás con ojeras, te preguntas (con todos mis respetos) ¿pero que estudia, Documentación y Biblioteconomía? Qué injusto.

Sólo he estado en tres. Y al ver el mismo panorama, me ha inspirado y me ha servido para hacerlo extensible a todo el mundo. Y ante notario, un cante allá por dónde iba, impagable.

Espero que os haya gustado este reportaje. Lo siguiente el Pulitzer! Que he sufrido mucho para vostoros. Si reconocéis algún personaje comentarlo, y si falta alguno, decirlo!!!



PD: Juro que las palabras tan raras que habéis leído no saldrán nunca jamás por aquí. Gracias.

.

3 comentarios:

M.A. dijo...

Lo has "clavao". No veo nada que se pueda añadir, sólo un pequeño comentario sobre esos que "fichan", ya que la frase (según mi experiencia) varia ligeramente en cuanto al grupo animal, seria algo asi: "¡menudo ganado!".
Por lo demás, "chapó"

Mala dijo...

Aquí la bibliotecaria, aunq no me siento identificada, jeje, suerte q mis usuarios no son estudiantes, al menos de Facul. Son peoresssssssssssssssssssss, son arquitectos, un gremio que merece un post aparte, un estudio exclusivo para ellos, personas que dicen frases del tipo "para estudiar arquitectura hay que tener dinero" ... como??? y cualidades no? fffffffffff, me indigna tanto señorito Bofil.

Cher dijo...

Mala... me parto! Te imaginas a paulina rubio ahi entre tanto bofil, a por la paga mensual???